¿Qué es un Japa Mala, cómo lo uso y cuál es su significado?

¿Qué es un Japa Mala, cómo lo uso y cuál es su significado?

Un Japa Mala es la forma de llevar la cuenta del número de repeticiones de un mantra. Te enseño cómo hacer un Japa Mala para usarlo como pulsera o collar.

Los Japa Mala se vienen usando en el hinduismo desde mediados del primer milenio a.C., y su uso está muy extendido por quienes quieren meditar, repetir un mantra o cualquier frase motivadora.

Para qué sirve un Japa Mala

Si quieres repetir un mantra o una frase, como las frases motivadoras de WideMat, y permanecer concentrado en su significado, no puedes estar contando el número de veces que llevas. Pongamos de ejemplo la siguiente frase: “Puedo elegir y dominar mis pensamientos”.

Para concentrarte en la frase anterior necesitas silencio y ser consciente de cada palabra que recitas. Te alejarías del estado de meditación indicado, si fueras pensando “¿llevo 6 o 7? ¿13 o 14?…”. Al acabar cada decena, podrías empezar otra vez desde uno, pero ¿cuántas decenas llevas? Tarde o temprano te perderías, y lo que es más importante: aunque no te perdieras, estarías pensando en el número de repeticiones y no en el mantra que repites y su significado.

Usa un Japa Mala y mejorará tu concentración al meditar usando mantras. Por cierto, la frase “Puedo elegir y dominar mis pensamientos” no es perfecta. ¿Sabes por qué? Mira los dos últimos párrafos del epígrafe siguiente, Qué frases acompañan al Japa Mala.

Qué frases acompañan al Japa Mala

Se suele recomendar una serie de mantras a repetir en voz alta o interiormente durante tu práctica meditativa. Desde luego es algo que está muy bien, pero yo suelo usar más otras frases.

Estas frases que yo uso tienen un alto impacto emocional precisamente porque soy yo quien las he elegido. Tienen un significado especial, lo que convierte al Japa Mala en un instrumento más poderoso.

Piensa en qué área de tu vida quieres cambiar, ya sea algo malo que necesitas transformar en bueno, o algo positivo que quieres mejorar. Una vez que hayas elegido, imagina cómo condensarlo en unas pocas palabras. Es importante que lo hagas bien porque el interés que pongas en ello repercute en el impacto emocional de las frases.

Como hay 108 cuentas en un Japa Mala, pasarías mucho tiempo repitiendo el mantra si este es muy largo. Mejor reducirlo y si quieres pasar más tiempo con el Japa Mala, das el doble de vueltas. También es verdad que hay algunos que tienen 27 o 21, en lugar de los 108, pero aun así, cuanto más concreto sea el mantra, mejor.

Por ejemplo, en la frase que dije al principio como ejemplo, “Puedo elegir y dominar mis pensamientos”, podría eliminar uno de los dos verbos, y usaría el Japa Mala para decir “Puedo elegir mis pensamientos” o “Puedo dominar mis pensamientos”. Y todavía mejor usar “elijo mis pensamientos” o “domino mis pensamientos”.

Materiales para hacer un Japa Mala

Hay dos principales materiales para hacer un Japa Mala: la madera y las semillas de Rudraksha.

La madera se usa mucho debido a que es tradicional. Es decir, como las Japa Mala tienen casi 3000 años de antigüedad, hay que imaginarse cómo los hacían en esa época. Lo más fácil era tallar la madera, en lugar de elegir piedras como material. Es cierto que había instrumental para tallar piedras –siempre ha habido joyas– pero las gentes que usaban los Japa Mala eran personas sencillas. Lo acorde con este tipo de accesorios para meditar era buscar materiales abundantes y técnicas sencillas.

Las semillas de Rudraksha también son tradicionales para hacer un Japa Mala porque el árbol en cuestión, Elaeocarpus ganitrus o Rudraksha, se dice que fue creado a partir de las lágrimas de Shiva (Rudra es Shiva y aksha significa lágrima), que cayeron cuando meditaba.

A pesar de ser esos los principales, hay otros materiales para hacer un Japa Mala: en la actualidad se pueden ver algunos cuyas cuentas, las bolitas, son minerales de varios tipos. Se ven de este tipo sobre todo porque hay quien elige hacer su propio Japa Mala, y normalmente compran las cuentas que se usan para otros collares.

 

Por qué el Japa Mala se llama así

Se llaman Japa Mala por el fin para el que son creados, es decir, para rezar en voz baja o interiormente, que en sánscrito se dice japaMala significa guirnalda.

Este nombre, que nos puede parecer raro, lo es todavía más en español, porque normalmente las palabras acabadas en a son femeninas, y sin embargo Japa Mala es un término masculino.

Además, Japa Mala se pronuncia “yapa mala”, como todas las jotas del sánscrito, que aparecen en numerosas posturas (Janu Sirsasana, por ejemplo).

 

Cómo usar un Japa Mala

Una vez que hayas preparado todo lo que necesitas para empezar a meditar (si no sabes qué exactamente, puedes ver cuáles son los consejos del Dalai Lama), estés tranquila/o en una habitación en silencio, te hayas situado en una posición que te resulte fácil mantener, etc., es momento de usar el Japa Mala.

¿Cómo usar un Japa Mala? Pues muy fácil. Empieza por la cuenta, piedrecita o trozo de madera, que sea la mayor, y por cada vez que repitas ese mantra o frase motivadora, avanzas a la siguiente.

Alba Flores
Author: Alba Flores